Importancia de las zonas costeras para la humanidad

Importancia de las zonas costeras para la humanidad

Las zonas costeras son algunos de los ecosistemas más productivos y biológicamente más diversos del planeta. Áreas como humedales, manglares, estuarios y arrecifes de coral no sólo soportan una enorme variedad de vida, sino también son el punto de partida de la mayoría de las cadenas alimenticias del océano, y tienen un rol de “ nursery ” para muchas especies.

De este modo, son esenciales para mantener la biodiversidad marina del sistema oceánico entero. Los ecosistemas costeros también proporcionan una gama de servicios que benefician a la gente en todo el mundo. Son críticos para los seres humanos como hábitat, ayudan a reponer las pesquerías, atraen el turismo y otros negocios, y actúan como filtros naturales de las aguas residuales. También han demostrado actuar como barreras naturales contra la erosión, pero también contra tormentas violentas y tsunamis.

El impacto humano más importante es sobre los ecosistemas costeros. Las líneas de costas y ciudades costeras están proyectadas para más gente que antes. Las actividades humanas que inducen problemas ambientales en las líneas de costas están aumentando la densidad de población en costas, construcciones costeras y desarrollo (urbanización, instalaciones para el turismo, puertos…), actividades interiores (agricultura, tala de árboles, industrialización, presas en los ríos…), sobrexplotación de recursos vivos costeros, e impacto del turismo.

El impacto

Cuanta más gente hay en zonas costeras, mayor es la presión que impone sobre la tierra y el mar. Esto ha dado lugar a efluentes domésticos e industriales crecientes, a mayores áreas de terraplén y a la erosión costera debido a la construcción de infraestructuras y desarrollo costero. Los paisajes naturales y los hábitats son alterados, colapsados y destruidos. La contaminación altera las condiciones de vida; provoca pérdida de la biodiversidad, alteración de las cadenas alimentarias y de todos los ecosistemas marinos. Las lagunas y aguas costeras son “irremediablemente” perdidas, los arrecifes son dañados por la pesca o el turismo, se drenan los humedales, los terrenos de aluvión alrededor de los estuarios se construyen encima y son reducidos, los mangles se talan por la madera o para la acuicultura. Los stocks pesqueros, el agua dulce, los suelos y las arenas de la playa a menudo son sobreexplotadas. Las consecuencias son: pérdida de recursos alimenticios especialmente en países en vías de desarrollo; problemas en el acceso al agua; problemas sanitarios; el impacto social y económico está vinculado a una pérdida de beneficios y de empleo (industria pesquera, turismo, incremento en costos de manejo costero); etc.

Manejo y soluciones

El desarrollo sostenible de zonas costeras requiere el uso de una serie de medidas adaptadas a las circunstancias locales, nacionales, y regionales. Los problemas costeros y marinos necesitan soluciones comprensivas que consideren las cuestiones sociales, económicas y ecológicas. Por ejemplo, el turismo y la relocalización costera de la población son los contribuidores más importantes al valor económico derivado de los ambientes costeros de una nación y también a los impactos de crecimiento relacionados con los recursos marinos. Bien manejado, trae muchas oportunidades económicas, sociales y culturales. El manejo costero integrado (MIC) ofrece un marco para los intereses de la salud ambiental, económica, social, cultural y pública de la integración en interés del desarrollo sostenible. La meta de una estrategia de MCI es coordinar todos los usos y actividades de la zona costera, en sectores públicos y privados, según un sistema acordado de políticas y prácticas de manejo de recursos. Sin un enfoque integrado, puede ser difícil manejar eficazmente el desarrollo.